• 692 168 351
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Queratoconjuntivitis seca en cobayas

Escrito por
INTRODUCCIÓN

Mediando la realización de este trabajo, basado en un caso clínico, quiero hacer hincapié en la importancia de la revisión constante de las mascotas por parte del dueño en el hogar, así como de la importancia de un buen seguimiento en el veterinario/a.

CASO CLÍNICO
  • Identificación: grupo de 3 cobayas “skinny”, compuesto de una madre reproductora (con ligero sobrepeso) de un año y medio y dos crías de aproximadamente dos meses de vida.

  • Motivo de consulta – anamnesis: la dueña acude a consulta porque ha notado que las cobayas tienen mayor secreción ocular y nos comenta que los ojos tienen un aspecto blanquecino. Nos dice que una de las crías tiene un ojo rojo. Además, de las cuatro que nacieron, una nació muerta y otra murió poco tiempo después. Ambas tenían la misma sintomatología que el resto. Las cobayas están comiendo y defecando correctamente. La dueña no ha notado cambios de comportamiento, aunque dice que una de las crías no está creciendo. En cuando al alojamiento y alimentación no hay nada que puntualizar.

  • Examen físico: se aprecian costras secas adheridas a córnea y bordes palpebrales. También hay edema corneal y sospecho que podría haber úlceras y conjuntivitis secundaria asociada. Resto de exploración normal, salvo que la madre tenía una pododermatitis en las extremidades delanteras muy avanzada y en estado grave, de la cual la propietaria no se había percatado. Expongo las fotos de la cobaya con el cuadro más marcado.
cobaya_2.jpg
cobaya_3.jpg
cobaya_4.jpg
cobaya_5.jpg
PRUEBAS

Tras observar todas estas lesiones propongo realizar un cultivo y antibiograma tanto de la córnea como de las costras de las extremidades. La propietaria se niega debido al coste asociado a dichas pruebas y simplemente me permite hacer un test de fluoresceína y de Schirmer. El resultado del test de fluoresceína es positivo únicamente en el ojo izquierdo de la cobaya que se muestra en la segunda imagen. En cuanto al nivel de producción de lágrima, la conclusión fue que tenían “ojo seco”.
El motivo de querer realizar un cultivo es porque sospecho de una infección causada por una serie de bacterias que podrían estar relacionadas entre ellas e incluso, asociadas o no a un Herpesvirus: Chlamydofila. Bordetella, Mycoplasma, Estreptococo beta hemolítico y Pasteurella.
Algunas de estas bacterias pueden infectar a los fetos durante la gestación. Esto explicaría el por qué todas las crías, incluso el neonato fallecido, presentaban dicha sintomatología. Con respecto a la pododermatitis, la dueña se niega a la realización de radiografías para ver el estado de los miembros anteriores y decide que instaure un tratamiento directamente.

DIAGNÓSTICO

Ante la ausencia de pruebas para tener un diagnóstico definitivo, concluyo que las cobayas presentan una queratoconjuntivitis seca, probablemente con base infecciosa.

TRATAMIENTO Y SEGUIMIENTO

Debido al tipo de lesión ocular, propongo un tratamiento tópico de la siguiente
manera:

  • Exocín colirio (es una quinolona): 1 gota 6-7 veces al día, durante 15 días como mínimo.
  • Thealoz duo: 1 gota 6 veces al día durante 1 mes. Lleva ácido hialurónico en forma de hialuronato de sodio.
  • Pomada oculos epitelizante: una aplicación todas las noches antes de dormir. Durante 15 días. Lleva gentamicina y vitamina A.
    (Hay que esperar aproximadamente cinco minutos entre la aplicación de los diferentes productos).

En cuanto a la pododermatitis, el tratamiento es el siguiente:

  • Cambio del sustrato por toallas y empapadores que se cambien con frecuencia.
  • Sulfadiazina argéntica, una aplicación cada día.
  • Azitromicina vía oral a dosis de 40 mg/kg/24h durante, mínimo, un mes.
  • Meloxicam a 0.5mg/kg/12h vía oral, mínimo durante dos semanas.

Tras un mes de tratamiento y un seguimiento estricto por parte de la propietaria, este es el aspecto que tenían en la revisión. La mejoría es bastante manifiesta, tras lo cual, doy el alta.

cobaya_6.jpg
cobaya_7.jpg
DISCUSIÓN

Aunque las lesiones eran graves y estaban muy avanzadas, el correcto seguimiento favorecieron la recuperación. Fue un proceso largo, típico de afecciones muy cronificadas. Es por ello que hay que dar importancia a las revisiones de nuestras mascotas por parte del veterinario/a durante los tratamientos. Pero no únicamente hay que relevar dicha situación al nivel de la clínica, también hay que revisar y observar bien a los animales en sus respectivos hogares ya que así, un problema tan grave como la pododermatitis antes descrita, se podría haber evitado o habría cabido la posibilidad de actuar con más rapidez, facilitando la recuperación y evitando sufrimiento al animal.

BIBLIOGRAFÍA
  • ”Avian and Exotic Animal Hematology and Cytology. Christine Ellis, Terry Campbell”
  • ”Exotic Animal Formulary. James W.Carpenter”.
  • -”Ferrets, Rabbits, and Rodents. Clinical Medicine and Surgery- K. Quesenberry”.
  • ”Guía terapéutica del animal de compañía. Juan Rejas López y cols. 4ª edición”.
  • ”Small Animal Exotic Pet Medicine. Lesa Longley ”
Visto 1488 veces