• 692 168 351
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hemangiosarcoma canino

Escrito por
PACIENTE

Cel es un Golden Retriever, hembra no castrada, de diez años de edad.

MOTIVO DE CONSULTA

La traen a  consulta el día 26 de agosto de 2016 ya que, los días anteriores le habían visto  el abdomen distendido pero desde el día 25 notaban que era más evidente.    

EXPLORACIÓN Y CUADRO CLÍNICO

 Peso: 30 kg. En el examen físico general se observa las mucosas pálidas y el abdomen distendido. Al palpar el abdomen se nota onda líquida abdominal. 

Los propietarios comentan que estos últimos días la han notado un poco más cansada de lo habitual.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
  • Hemoabdomen: 

    • Ruptura de hemangiosarcoma.
    • Ruptura de hematoma esplénico.
    • Otras masas abdominales desgarradas.
    • Traumatismo.
    • Intoxicación con raticidas anticoagulantes.
DIAGNOSTICO PRESUNTIVO
  • Hemangiosarcoma esplénico. (Al hacer la ecografía abdominal parece que la fuente de la hemorragia es el bazo aunque no se ve del todo claro.)

PAUTA TERAPÉUTICA

No quieren hacer cirugía así que, se da tratamiento de soporte.

  • Prednisona 30 mg: 1 comprimido/día - Omeprazol 20 mg: 1 comprimido/12horas. 
  • Red Cell: 20 ml/día.
PRONÓSTICO

Pronóstico malo con sobrevida promedio de 2-3 semanas sin cirugía.

EVOLUCIÓN

El día 19 de septiembre se decide la eutanasia de Cel.

DISCUSIÓN

El hemangiosarcoma es un tumor agresivo y maligno que se origina en el endotelio y invade los vasos sanguíneos. Es más común en perros que en cualquier otra especie. Representa del 12 al 21% de todos los tumores mesenquimales en perros. A excepción de la forma cutánea, el diagnostico es grave. Debido a que estos tumores comienzan en los vasos sanguíneos es frecuente que se encuentren llenos de sangre, así que, cuando hay una ruptura puede haber problemas de sangrado interno o externo. 

Suele darse en perros de 6 a 13 años de edad y de razas de tamaño medio a grande, especialmente, pastor alemán, golden retriever, labrador retriever, bóxer, doberman y setter inglés. 

La localización primaria más común en perros es el bazo. Otras localizaciones principales incluyen el corazón, el hígado, la piel y el hueso. 

Cuando el tumor se localiza en el bazo o en el hígado, los signos clínicos se deben principalmente a la ruptura del tumor y posterior sangrado en el abdomen. Esto causa anemia, debilidad y si el sangrado es grave, colapso. En pocos perros, el diagnóstico se hace antes de que el tumor se rompa. 

Para diagnosticarlo, el veterinario empezará con un examen físico. Esto puede incluir mirar las mucosas para detectar anemia si estas están pálidas y distensión abdominal. Además de hemograma, bioquímica, radiografía de tórax y ecografía de abdomen para ver si hay líquido en abdomen, para determinar el grado de afectación de los órganos y ver si hay metástasis. El diagnostico definitivo se realiza mediante biopsia o extirpación del tumor. 

Las formas viscerales de este tumor requieren un  tratamiento más agresivo, e incluso entonces, el tratamiento no será curativo. La cirugía por sí sola no hace mucho ya que, son tumores muy malignos y puede ser que ya estén diseminados cuando se diagnostica. Por esta razón, combinar la cirugía con la quimioterapia es el tratamiento estándar. Existen varios protocolos de quimioterapia que pueden incluir: ciclofosfamida, vincristina, doxorubicina y citoxano. El uso de la radiación no ha demostrado ser útil. 

Los perros que son tratados sólo con cirugía viven un promedio de 2 meses. Los que no tienen metástasis identificables en el momento de la cirugía y son tratados con quimioterapia suelen vivir una media de 6 a 10 meses. Algunos perros con metástasis demostrables también pueden responder a la quimioterapia, proporcionando una calidad de vida prolongada en comparación con los perros que no son tratados. 

Los estudios han demostrado que con la cirugía para extirpar el bazo (esplenectomía), el tiempo medio de supervivencia es de 19-83 días. La combinación de esplenectomía y quimioterapia puede aumentar el tiempo de supervivencia, pero menos del 10% de los perros sobreviven más de un año. 

hemangiosarcoma_1.jpg
BIBLIOGRAFIA
Visto 2653 veces