• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es

Síndrome del gato atrapado en la ventana

Escrito por
¿QUÉ ES?

El síndrome del gato atrapado a la ventana es una neuromiopatía isquémica traumática.

Se produce porque cada vez hay más ventanas oscilo-batientes, con bisagras en las cuales los gatos se quedan atrapados a nivel lumbar, entre el arco costal y la pelvis. Al intentar liberarse sin éxito, hace que se queden más atrapados, sin apoyo en las extremidades posteriores.

gato_1.jpg
¿QUÉ PRODUCE?

Al quedarse atrapados a nivel lumbar, se ven afectados la aorta abdominal, órganos internos, médula espinal y columna.

Estos animales pueden presentar una paraplejia, con las extremidades posteriores frías, sin propiocepción, ni dolor profundo, así como falta del reflejo anal o imposibilidad de orinar. También pueden verse dañados los órganos internos, sobre todo vejiga, bazo e hígado. Normalmente tienen bastante dolor en esa zona.

Pueden existir alteraciones bioquímicas, como por ejemplo una hiperpotasemia debido a la lesión por reperfusión que se produce cuando los gatos se liberan de la ventana; aumento excesivo de la creatin kinasa, debido al daño muscular producido por el trauma muscular; y elevación de la ALT debido al trauma o por proceso isquémico en el hígado.

Otras alteraciones que podemos observar son: hematuria por trauma vesical, o fractura vertebral.

EXPLORACIÓN

Cuando nos llega el gato a la clínica antes de sedarlo deberíamos proceder a un examen general completo, para después centrarnos en el examen neurológico. Hay veces que esto no es posible, puesto que llegan muy nerviosos y su manejo es complicado, por lo que deberíamos sedarlos ligeramente para poder llevar a cabo la exploración, siempre teniendo en cuenta que nos puede enmascarar alguna lesión.

Para las pruebas complementarias deberemos valorar la necesidad de sedación o no. Siempre es preferible sedar, puesto que, por ejemplo, para las proyecciones radiográficas que necesitamos, pueden aumentar el dolor en estos gatos. Por eso lo principal es una buena sedación con una buena analgesia.

Las pruebas complementarias que deberíamos hacer son

  • Radiografías: con ellas podemos descartar fracturas, así como evaluar los órganos internos.
  • Ecografía: valoraremos órganos internos: rotura vesical, tamaño vejiga, funcionalidad de los órganos… además de esto, podemos detectar también la existencia de un trombo aórtico, aunque ya lo sospechemos por la exploración (extremidades frías, sin sensibilidad, ausencia de pulso femoral).
  • Bioquímica sanguínea: para poder valorar las alteraciones bioquímicas antes mencionadas.
TRATAMIENTO

Muchas veces estos animales llegan a la clínica muy estresados y es difícil su manejo. Lo primero que debemos hacer es sedarlos levemente para poder cogerlos una vía permeable para poder poner fluidoterapia y medicación que necesitemos.

Además de la fluidoterapia deberemos manejar el dolor, normalmente con opiáceos como la buprenorfina. Usaremos un antibiótico de amplio espectro y corticoesteroides a altas dosis y en periodos de tiempo muy cortos.

También es interesante la fisioterapia en estas extremidades, con masajes en las extremidades de las patas posteriores y manipulación suave de éstas una vez estén menos doloridas.

PRONÓSTICO Y PREVENCIÓN

El pronóstico para este síndrome es reservado. Depende del tiempo que el animal haya estado atrapado el animal, así como las lesiones que presente el gato.

En algunos países se han fabricado unas piezas para las ventanas, para que los gatos tengan un punto de apoyo para que no se queden atrapados en la ventana. Ellos podrían apoyar las patas y salir.

gato_2.jpg
CASO CLÍNICO

Llega una gata de 9 meses a la clínica. Los dueños habían salido a comer y la habían dejado separada de los hermanos porque estaba en celo. Sin saber que las ventanas oscilo-batientes pueden ser trampas para estos gatos, la habían dejado en una habitación con estas ventanas. Al llegar de comer se la encontraron atrapada. Consiguieron sacarla y vinieron a la clínica sin dilaciones.

A la exploración la gata esta alerta y nerviosa. No tiene propiocepción en las extremidades posteriores así como tampoco tiene reflejo de dolor profundo, ni reflejo anal ni capacidad de orinar. Aunque si estaban las extremidades calientes y se palpaba el pulso femoral.

En la radiografía no se aprecian fracturas óseas, pero si una vejiga distendida.

La dejamos hospitalizada con suero Ringer Lactato, buprenorfina  0.02mg/kg cada 8 horas como analgésico, metilprednisolona a 3mg/kg cada 8 horas, enrofloxacino a 5mg/kg cada 24 horas.

Al día siguiente la gata sigue alerta, tiene signos de dolor, pero intenta caminar y juega. Seguimos con el mismo tratamiento, bajando la dosis de metilprednisolona a 2 veces al día. Come, pero es incapaz de defecar u orinar, tenemos que vaciar la vejiga por presión.

Al tercer día le damos el alta, puesto que esta animada, comiendo y ha comenzado a orinar. Aunque sigue sin propiocepción, comienza a intentar mover las extremidades posteriores, y existe dolor profundo, por lo que le mandamos con medicación a casa, prednisona 5mg cada 12 horas, reposo y revisiones cada semana.

Cuando viene a la revisión está muy animada, ha estado ejercitándose, y ya comienza a mover las extremidades posteriores, además ya empezó a orinar y defecar sin ayuda. Vamos bajando la dosis de prednisolona.

Nos comentan que una de las veces que se escapó estaba en celo, y tenían miedo de que estuviese preñada, por lo que hicimos una ecografía de gestación, al hacerla vemos que hay fetos. Recomendamos castración, puesto que los corticoides son teratogénicos, pudiendo provocar abortos y malformaciones. Los dueños decidieron seguir adelante con el embarazo. Venían a revisión todas las semanas.

A los dos meses del accidente la gata está totalmente recuperada, sin secuelas del accidente. Nacieron 5 gatitos sin ningún problema, sin malformaciones.

BIBLIOGRAFÍA
  • Carballés Pérez, Vanessa. Síndrome del gato atrapado en la ventana. Boletín nº3 GEMFE (grupo de estudio de medicina felina). Pag 11-13.
  • Little, Susan E. 2014. El gato: medicina clínica y tratamiento. Ciudad AUtonoma de Buenos Aires: Inter-Medica.
Visto 3344 veces