• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es

Enfermedad de pico y plumas

Escrito por
INTRODUCCIÓN

La enfermedad de pico y pluma se trata de una enfermedad infecciosa y contagiosa de las aves psitácidas. Enfermedad vírica cuyo agente causal es un virus de la familia de los Circovirus, originario de Australia e Indonesia. Puede afectar a psitácidas de todo el mundo. Sin embargo se ha detectado una mayor sensibilidad en especies africanas y australianas. La edad del animal afectado también influye en cómo se desarrolle la enfermedad. Así, en animales jóvenes, las consecuencias suelen ser peores, pudiendo incluso llegar a la muerte; las aves de mayor edad pueden superar la enfermedad dejándoles alguna secuela y convirtiéndose en animales portadores capaces de transmitir la enfermedad.

SINTOMATOLOGÍA

Los síntomas detectados en animales infectados varía en función de la especie afectada y de la edad de la misma. Principalmente se detectan tres consecuencias clínicas:

  • Deformaciones y alteraciones en las plumas.
  • Inmunosupresión.
  • Alteraciones de pico y uñas (ocasionalmente).

La deformación de las plumas se produce durante el crecimiento de las mismas, y se debe a una hiperplasia y necrosis de las células epidérmicas. De esta manera el aspecto del plumaje dependerá del momento de infección durante el periodo de muda. Animales jóvenes con todas las plumas en crecimiento, pueden tener un 100% de plumas afectadas. En mudas postinfección se detectarán igualmente las alteraciones de las plumas.

Las alteraciones de pico y uñas se producen en menor proporción. Se ha visto que las cacatúas son más susceptibles a padecer esta sintomatología. Tanto el pico como las uñas sufren un crecimiento descontrolado y se muestran frágiles, no siendo raras las fracturas.

La inmunosupresión se produce porque el virus ataca al timo y a la bolsa de Fabricio. Las aves desarrollan su sistema inmune entre las 3 y las 6 semanas de vida; si un animal se infecta antes de este hecho, nunca tendrán un sistema inmune competente. Los animales inmunosuprimidos pueden presentar síntomas relacionados con infecciones secundarias.

Animales jóvenes suelen presentar un curso agudo de la enfermedad, pudiendo morir a las pocas semanas tras la aparición de los primeros síntomas. En cambio, los animales adultos presentan un curso crónico de la enfermedad y pueden incluso superarla.

Image

Foto 1. Alteraciones en plumas de periquito.

Image

Foto 2. Aves afectadas por la enfermedad de pico y plumas.

TRANSMISIÓN

El virus se transmite por contacto directo, inhalación de aerosoles y fómites. Es muy resistente y puede permanecer viable durante meses en el medio ambiente. Puede ser vehiculado en las manos o la ropa de los propietarios.

Existen evidencias de que la infección se puede producir verticalmente pasando el virus de la madre al huevo.

DIAGNÓSTICO

Para el diagnóstico de la enfermedad se deben recoger muestras de sangre y de pluma. La técnica de elección para un diagnóstico definitivo es la PCR. Debe realizarse a toda ave recién adquirida y es recomendable repetirla al menos anualmente.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

En aves existen diferentes patologías que pueden producir alteraciones del plumaje. Dentro del diagnóstico diferencial de esta enfermedad debemos tener en cuenta:

  • Polyomavirus. Este virus también produce pérdida de plumas. En pollos suele provocar la muerte sin necesidad de que existan alteraciones de plumas.
  • Enfermedad hepática. Durante estos procesos pueden aparecer alteraciones en el color de las plumas.
  • Problemas de manejo. Una mala dieta puede provocar que el plumaje del animal se encuentre alterado.
  • Enfermedades crónicas. Es normal que aves con procesos patológicos crónicos desarrollen alteraciones en sus plumas.
  • Picaje. Este es un proceso por el cual el animal se automutila. Algunos animales con enfermedad de pico y plumas presentan a su vez picaje.
TRATAMIENTO

No existe ningún tratamiento efectivo contra la enfermedad.  Animales que presenten un curso crónico de la enfermedad pueden vivir por periodos largos de tiempo a base de un correcto manejo. Las infecciones secundarias en estos animales deberán tratarse de forma agresiva.

Actualmente se está experimentando con una prometedora vacuna que parece estar teniendo bastante éxito.

PROFILAXIS Y CONTROL

Se deben realizar las pruebas de diagnóstico a toda ave recién adquirida, con mayor importancia si va a formar parte de una colección aviar. En este caso debería tener un proceso de cuarentena antes de ingresar con el resto de aves; las pruebas deberían hacer antes y después de la cuarentena. Ante la detección de sintomatología compatible con la enfermedad, el ave debe ser inmediatamente aislada y testada.

Por su alta persistencia en el medio, todo material (comederos, bebederos, juguetes, jaulas…) debe ser minuciosamente lavado. Si se poseen otras aves es importante cambiarse de ropa, e incluso ducharse, tras haber manejado un ave sospechosa y antes de manejar al resto.

BIBLIOGRAFÍA
  • Jonhson, C. A. PB and FD syndrome: update and future direction. Proc Assoc Avian Vet. Hawaii. 1987, pp: 21-32.
  • Perry, R. A. Psittacine beak and feather disease. Proc of Vet Science Aviary and Caged Birde Medicine. Sidney. 1984; 55: 81-87.
  • Pyne, M. Psittacine Beak and Feather Disease.
  • Ritchie, B. W, Niagro, F. D, Lukert, P. D, Latimer, K. S. et al. A review of psittacine beak and feather disease. JAAV. 1989; 33: 143-150.
  • Samour, J. H. Avian medicine. 2ª ed. Mosby Elsevier. 2008.
  • Todd, D. Circoviruses: inmunosuppressive threats to avian species. Avian Pathology. 2000; 29(5): 373-394.

National Wildlife Rehabilitation Conference. Queensland; 30 de agosto-2 de septiembre 2005.

Visto 1798 veces