• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es

Restricción de vuelo en psitácidas: causas y consecuencias

Escrito por
RESUMEN

El recorte de vuelo en aves psitácidas de colecciones privadas y/o loros mascota es una práctica habitual realizada con el fin de asegurar que dichos animales no protagonicen episodios de fugas que puedan causar la pérdida, lesión y/o  muerte del animal. Actualmente se practican en la clínica diaria dos tipos de restricción de vuelo en psitácidas atendiendo exclusivamente al factor estético y a la comodidad del propietario, ignorando las necesidades especiales de estas especies. Esta práctica puede dar lugar a problemas a corto, medio y largo plazo como se desarrollará a continuación. Actualmente existen nuevas tendencias, más amables con las aves, que abogan por trabajar más la relación ave-propietario y el respeto del plumaje.

DESARROLLO

La restricción de vuelo (Wing clipping ó Wing trimming) consiste en cortar las plumas de vuelo lo más cerca posible de su inserción, siendo el método más utilizado la eliminación de las plumas primarias de la 4 a la 7 de ambas alas en aves de gran porte ("recorte estético") y, para aves de pequeño tamaño, el corte de todas las primarias y algunas secundarias de ambas alas ("recorte completo") . El recorte de las plumas debe hacerse teniendo en cuenta la especie, el tamaño y la edad de cada animal de manera individual, realizando un corte limpio en la parte translúcida del cañón o cálamo y evitando dañar o cortar plumas de sangre (en crecimiento), sin lesionar las alas y llevando a cavo el procedimiento de manera segura e indolora.

Existen diferencias entre ambos métodos y es el clínico quien debe determinar la apariencia y la capacidad de vuelo del ave antes de realizarlo, teniendo en cuenta las expectativas del cliente. El objetivo del recorte es impedir que el ave desarrolle un vuelo rápido y sostenido pero no provocar un pájaro incapaz de volar. Un corte excesivo de las plumas puede resultar en fracturas de extremidades, alas o laceraciones de la quilla . Existe la posibilidad de recortar de manera unilateral, siendo este método ya descartado de la clínica diaria.

Las psitácidas son animales sociales, extremadamente inteligentes y curiosas, por este motivo sufren estrés cuando se les expone a las siguientes situaciones:

  • Amenaza
  • Acción inesperada
  • Frustración
  • No poseer control sobre la situación

Cuando se les expone a una situación de estrés, el proceso que se desencadena es el siguiente:

Image
  1. 1. Sensación y percepción de estímulos estresantes: en el caso del recorte de vuelo se trata de la contención forzosa (en ocasiones extremadamente traumática) y el propio recorte.
  2. 2. Primera respuesta ante una situación estresante: la amenaza de una persona, mascota, (...) la vulnerabilidad ante nuevas situaciones como ruidos (...) y la incomodidad porque el ave no puede huir. La primera respuesta a cualquiera de estas situaciones sería la huida (vuelo) como primera opción. Esta respuesta es normal y necesaria para la supervivencia en la naturaleza.
  3. 3. Persistencia de los estímulos estresantes. El animal no es capaz de adaptarse correctamente al entorno ya que no es capaz de volar. En este punto los animales agotan sus recursos, pero deben seguir esforzándose por adaptarse, es entonces cuando surgen los comportamientos anormales como puede ser el picaje y/o automutilación, agresión, etc.

El recorte de vuelo para un ave de estas características supondrá la exposición, al menos, a dos de estas situaciones comentadas que serán, por una parte, una exposición a una situación inesperada como es el hecho en sí de recortar el vuelo y, por otra, la frustración a la que se someterá el ave cuando, intentando huir de una situación desagradable o amenaza, no lo consiga. En muchas ocasiones la contención forzosa del ave para realizar esta práctica supone un trauma, sobre todo cuando no está acostumbrada al trato con las personas o no está entrenada para que la manipulación sea parte de un ejercicio más de juego. Siendo estas aves fáciles para entrenar, se puede usar esta capacidad de aprendizaje para diversos procedimientos como puede ser el limado de uñas o, incluso, el entrenamiento de vuelo libre, de manera que, ante una fuga, el ave sea capaz de reconocer la llamada de su dueño y conseguir volver al lugar de partida. Para todo ello se utiliza el "Condicionamiento Operante" en el que el comportamiento se reproduce o no en base a las consecuencias obtenidas .

  • Fractura de extremidades posteriores y alas por carecer de plumas que sustenten el peso del ave.  
  • Deterioro de las plumas intactas que cubren el defecto del recorte cuando se realiza con fines estéticos: estas plumas estarán sometidas a mayor tensión al soportar el peso del ave, pudiendo llegar a romperse, infectarse y generar lesiones profundas en la extremidad.

Esta práctica debe considerarse también como una de las causas desencadenantes de picaje y automutilación, produciéndose con mayor incidencia en aquellos casos en los que el recorte de plumas no ha sido realizado correctamente (el ave nota anomalías en las plumas cortadas cuando se acicala y comienza a mutilarse la zona). Por otro lado, los cañones que no están recubiertos por las plumas covertoras rozan la zona axilar causando irritación en el ave que posteriormente puede inducir al mismo cuadro de picaje, en este caso, secundario a molestia, dolor y/o prurito.

Así mismo, la frustración en animales recortados, y que además carecen de estímulos sensoriales externos, serán más propensos a padecer cuadros de automutilación por lo que se ha explicado anteriormente.

Por último, un ave incapaz de gestionar correctamente las sensaciones que experimenta tenderá a mostrar agresividad, ya que ante la imposibilidad de huir volando, el recurso que le queda es "luchar".

Image
Image
Image
Image
Image
CONCLUSIÓN

Las nuevas corrientes relacionadas con el bienestar animal en psitácidas hacen hincapié en la importancia de respetar el plumaje del ave. Siempre será mucho mejor un buen entrenamiento del ave que un recorte, esté bien hecho o no, porque con esta práctica se consigue que el ave sea capaz de gestionar las nuevas situaciones y aplicar recursos aprendidos con el condicionamiento operante. El clínico debe ser consciente del daño que el recorte de vuelo puede causar, introduciendo como uno de sus diagnósticos diferenciales en un caso de picaje el hecho de que el ave haya sido recortada, cómo se ha realizado ese recorte y en qué momento en el desarrollo del mismo se ha producido. Por ello se hace imprescindible ofrecer información a los propietarios y educarlos para intentar prevenir problemas de diversa índole y gravedad a corto, medio y largo plazo, siendo algunos de ellos irreversibles.

CONCLUSIÓN
  •  Clinical Avian Medicine. (Vol. 1)Harrison & Ligthfoot,
  •  Avian Medicine: Principles and aplication. Ritchie, Harrison & Harrison
  •  Educación básica para loros de compañía. Ana Alejandra Arroyo Lambaer. Yolcati
Visto 533 veces