• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es

Osteosarcoma en el perro

Escrito por
INTRODUCCIÓN

Los avances en la medicina veterinaria consiguen que la vida de nuestras mascotas sea cada vez mayor y debido a que la incidencia de cáncer aumenta con la edad, cada vez es mayor el número de pacientes oncológicos que deben ser atendidos.

Los huesos contienen una variedad de tejido mesenquimal, el cual tiene un potencial de desarrollar una transformación neoplásica. Los tumores primarios de los huesos pueden producirse por precursores de tejido óseo, cartílago, tejido fibroso, tejido adiposo y tejido vascular.  De todos estos, los tumores de hueso y cartílago son los más comunes. En perros, los sarcomas óseos primarios, particularmente los osteosarcomas, superan en número a tumores óseos benignos mientras que en los gatos la proporción de tumores benignos y malignos suele ser igual. Muchos tumores óseos primarios son malignos y pueden causar la muerte como resultado de una infiltración local (fracturas patológicas) o metástasis.

Índice y factores de riesgo

Los osteosarcomas son los tumores más comunes en perros, representan el 85% de los tumores malignos que se originan en el hueso. Es una enfermedad que afecta sobre todo a animales de mediana y avanzada edad, con una media de 7 años de edad. Es un cáncer bastante común en razas grandes y gigantes con pesos de más de 20kg. Aproximadamente, el 75% ocurre en el esqueleto apendicular mientras que el 25% restante afecta al esqueleto axial. El osteosarcoma apendicular es una neoplasia muy agresiva y altamente metastásica de origen mesenquimatoso. Se cree que se origina en la cavidad medular y se expande hacia el exterior del órgano destruyendo la corteza e irrumpiendo el periostio.

La región metafisaria de los huesos largos es el sitio más común en el que suele aparecer y las extremidades anteriores se ven más afectadas que las posteriores siendo el radio distal y el humero proximal las zonas más comunes.

ETIOLOGÍA

La etiología del osteosarcoma canino generalmente se desconoce, pero se cree que existen factores físicos, moleculares y genéticos que predisponen a la enfermedad.

Patología y comportamiento

El osteosarcoma es un tumor mesenquimal maligno de células óseas primitivas. Estas células producen un matriz extracelular de osteoide, y esta es la base del diagnóstico histológico que diferencia a los osteosarcomas de otros sarcomas óseos.

Los osteosarcomas tienen un efecto muy agresivo en la zona afectada y producen lisis, producción de tejido óseo o ambas. Por lo general en la zona afectada aparece inflamación del tejido blando, y también se puede fracturar el hueso. La metástasis es muy y suele aparecer al poco tiempo del comienzo de la enfermedad, aunque generalmente sin manifestaciones clínicas.

Aproximadamente el 90% morirá de una enfermedad metastásica si el único tratamiento aplicado es la amputación. Normalmente el tumor se disemina vía hematógena, pero en algunas ocasiones también puede hacerlo vía linfática y aunque suele metastatizar a los pulmones también puede hacerlo a los huesos o tejido blando.

Los osteosarcomas en el esqueleto axial, especialmente en la mandíbula y maxilar suelen ser menos agresivos que los tumores apendiculares, esto se debe a que no metastatizan tan fácilmente y son más susceptibles a la extirpación quirúrgica. 

Historial y signos clínicos

Los perros que presentan osteosarcoma en el esqueleto apendicular normalmente presenta cojeras e inflamación en la zona afectada. Los dueños pueden asociar la aparición de la cojera a un evento traumático y este historial puede llevar a un mal diagnóstico y confundirlo con una lesión ortopédica o de tejido blando. El dolor aparece por las micro fracturas o ruptura del periostio inducido por la osteolisis del hueso cortical con la extensión del tumor desde el canal medular. La cojera suele ser el síntoma más temprano en la mayoría de los casos. El dolor empeora con el tiempo y al cabo de una o varias semanas comienza la inflamación que empeora con el crecimiento del tumor y el estiramiento del periostio. También se produce congestión, edema, fibroplasia y formación de hueso periostio y con el tiempo comienza a desarrollarse una atrofia muscular y un engrosamiento de los nódulos linfáticos. Las lesiones muy avanzadas suelen ser menos dolorosas, aunque se pueden producir fracturas. Estas fracturas patologías también se dan en las primeras etapas sobre todo cuando hay un crecimiento rápido de osteosarcomas osteolóticos.

En el esqueleto axial, los tumores de costillas, bóveda craneal, arco zigomático y la mandíbula se reconocen por la deformidad facial que presentan o el dolor al abrir la boca. Los osteosarcomas en la cavidad nasal o senos causan descargas sanguinolentas unilaterales que a veces se acompaña de exudado purulento. El dolor con o sin síntomas neurológicos suele ser el principal signo cuando se encuentra en la columna vertebral.

La actividad de la fosfatasa alcalina sérica aumenta en perros con osteosarcomas y esto puede producir una enfermedad hepática colestatica o hiperadrenocorticismo. Esto indica que la fosfatasa alcalina puede ser un indicador del pronóstico ya que se ha visto en varios estudios que en los casos en los que después de la extirpación quirúrgica bajaban los niveles de la fosfatasa alcalina, el tiempo de supervivencia aumentaba mientras que en los casos en los que la actividad se mantenía igual, el tiempo de supervivencia disminuía.

También se asocian a la sintomatología general la aparición de fiebre, anorexia, disfagia, exoftalmos, dificultad respiratoria.

TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO

Basado en el historial clínico, anamnesis, síntomas, radiografías y otras pruebas complementarias se puede emitir un diagnóstico.

Radiología

El aspecto de los osteosarcomas puede variar pero existen algunos rasgos característicos de esta enfermedad como la lisis cortical en la que se puede apreciar áreas de discontinuidad en la corteza que puede llevar a fracturas patológicas. La destrucción de la zona cortical y los márgenes poco definidos dan lugar a un patrón apolillado.

Biopsia de tejidos

La citología es un buen método de diagnóstico y se puede realizar a partir de una punción y aspiración con aguja fina.. El uso de tinción fosfatasa alcalina en las muestras citológicas ayuda a diferenciar los osteosarcomas de otras patologías. EJEMPLOS/IMÁGENES?

Pruebas complementarias

El uso de la resonancia magnética juntos con la tomografía computerizada son pruebas que se podrían utilizar sobre todo en las cirugías de preservación del miembro. También el uso de centellografia sirve para evaluar metástasis en el tórax o en otros huesos y es altamente sensible para el diagnóstico de procesos óseos activos. La centellografia es muy útil para la detección precoz de metástasis siendo más eficiente que el examen radiográfico.

TERAPIA DIRIGIDA AL TUMOR PRIMARIO

La selección de la terapia debe adaptarse a cada paciente. Los objetivos de la terapia para osteosarcomas son: el alivio del dolor y el control o enlentecer la enfermedad metastasica.

Cirugía

  • Amputación: La amputación de la extremidad afectada es el tratamiento estándar de los osteosarcomas apendiculares.
  • Cirugía para preservar el miembro: consiste en hacer una resección amplia de la zona afectada y sustituirlo por un trasplante óseo o una prótesis, sin amputar la extremidad.

Radiación

Parece que la terapia de radiación en ocasiones produce necrosis en los tumores primarios en perros. De esta forma, la radiación se usa para el control de la enfermedad local y mejorar el éxito de la posterior extirpación. El papel de esta terapia en los tumores apendiculares suele ser paliativo del dolor.

TRATAMIENTOS ADYUVANTES SISTÉMICOS

En general, los perros con osteosarcomas acaban falleciendo por desarrollo de metástasis, aunque el uso de quimioterapicos han cuadriplicado la tasa de supervivencia en perros.

Quimioterapia

Dado el alto poder metastásico de los osteosarcomas, la quimioterapia adyuvante es un tratamiento tras el acto quirúrgico. Aunque la micrometástasis se da en la mayoría de los casos, la sobrevida luego de la cirugía más la quimioterapia es de 12 a 18 meses o más según algunos autores.

Cisplatino

Es una de las drogas más utilizadas y existen diferentes protocolos de administración. El cisplatino ha demostrado mejorar la supervivencia de los perros con osteosarcoma tras la amputación y actualmente es el tratamiento estándar con perros con osteosarcomas.

BIBLIOGRAFÍA

Schajowicz, F (1981) Tumors and tumor-like lesions of bone and joints, Springer-          Verlag, New York.

- Donald J. Meuten. Tumors in Domestic Animals. Fourth Edition (2002) Iowa State Press

- Slayter, M.V., Boosinger, T.r. Pool, R.R., DÑmmrich, K., Misdrop, W., and Larsen. Basado en la OMS. Histological classificcation of Bone and Joint Tumors in Domestic Animals. American Registry of Pathology, Washington D.C.

- Withrow, S., Vail, D. (2007). Withrow & MacEwen’s. Small Animal Clinical Oncology. Fourth Edition.

- Ogilvie, G., Moore, A. (2008). Manejo del paciente canino oncológico. Bs. As, Inter-Médica


- Morello, M.; Martano, M. (2011) Biology, diagnosis and treatment of canine appendicular osteosarcoma: Similarities and differences with human osteosarcoma.

- Kistler KR: Canine osteosarcoma. Phi Zeta awardsm University of Pennsylvania, School of Veterinary Medicine, 1981.

- Boerman, I.; Selvarajah, T.; Nielen, M. (2012). Prognostic factors in canine apendicular osteosarcoma–a meta-analysis


- Szewczyk, M.; Lechowski, R.; Zabielska, K. (2014) What do we know about canine osteosarcoma treatment? Vet Res Commun


- Sternberg, R.; Pondenis, H.;Yang, X.; Mitchell, M.; O’Brien, R.; Garrett, L.; Helferich, W.; Hoffmann, W.; Fan, T. (2013) Asociación entre la carga tumoral Absoluto y Suero Específica del hueso fosfatasa alcalina en Canino El osteosarcoma apendicular. J Vet Intern Med 27:955–963.

Visto 864 veces