• 692 168 351
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síndrome de hipomotilidad asociado a cuerpo extraño en un conejo doméstico

Escrito por
INTRODUCCIÓN

Se presenta en nuestra consulta Naga, un conejo doméstico (Orytolaguscuniculus, macho castrado, de 3 años de edad, porque según los propietarios lleva al menos tres días sin hacer deposición ni comer.

ANAMNESIS

El animal actualmente se alimenta con heno, aunque los propietarios comentan que también le encantan las galletas, el pan, los cacahuetes… No come pienso como tal, aunque le aportan unos premios ricos en fibra de una conocida marca que le encantan. Tampoco consume demasiada verdura, aunque le encanta el perejil y ocasionalmente alguna fruta como manzana.

Los propietarios nos comentan que tiene tendencia a morder todo lo que encuentra y por ello consideramos la posibilidad de que pueda tener un cuerpo extraño gastrointestinal.

EXPLORACIÓN GENERAL

En el momento de la consulta se el animal se presenta alerta, la temperatura rectal era de 38,5ºC, color de mucosas sonrosadas, frecuencia respiratoria 50 rpm y frecuencia cardiaca 230ppm, persistencia del pliegue cutáneo de leve a moderada.

El peso del animal en el momento de la consulta era de 1,200 kg.

Durante la exploración bucal sin sedación y realizada con otoscopio se apreciaba a existencia de sobrecrecimiento de los molares y premolares de ambas ramas mandibulares derecha e izquierda y en la palpación abdominal se denotaba una masa en abdomen caudal.

Con motivo de los hallazgos presentados se recomendó realizar un estudio radiográfico dental que abarcara varias proyeccionesde la cabeza, así como una analítica general, pero los propietarios no lo autorizaron debido al coste de las pruebas.

Se permitió realizar una radiografía lateral de abdomen como única proyección.

Image
Image

En la radiografía se constata la presencia de gas y contenido estomacal, así como un inicio de acúmulo de gas importante en el ciego y la masa que se palpa en abdomen caudal en la zona de proyección del ciego y colon.

No se nos permitió realizar ecografía abdominal ni contraste radiográfico para descartar una posible obstrucción mecánica asociada a cuerpo extraño. Por ello, el diagnóstico presuntivo establecido es un síndrome de hipomotilidad intestinal asociado a un problema de maloclusión dental, aunque no se descartar la posibilidad de la coexistencia de una obstrucción mecánica. La masa que se aprecia y se palpa se atribuyó inicialmente a una posible compactación de heces con lo cual se decidió instaurar un protocolo de fluidoterapia para rehidratar al animal y estimular el sistema digestivo.

Debido a que los propietarios no consintieron la hospitalización 24horas del animal se optó por administrar la fluidoterapia a base de 5ml/kg /hora de solución salina fisiológica 0,9% combinado con bolos subcutáneos de 5ml cada 2 horas debido a la limitación de horas que disponíamos para hidratarle.

Tras las primeras dos horas de fluidos se inició una terapia con buscapina 1mg/kg/ SC, ranitidina 4mg/kg/SC, meloxicam a 0,3mg/kg/SC, metronidazol 25 mg/kg/PO, metoclopramida 2mg/kg/PO, buprenorfina 0,03mg/kg/PO Dado que el animal estaba consciente y alerta se inició su alimentación forzada oral con papilla CriticalCareOxbow® combinada con papilla de cereales, 20ml de papilla en una única toma.

Cuando los propietarios recogieron al animal se decidió continuar con tratamiento ambulatorio:

  • Metoclopramida 2mg/kg/TID/PO
  • Ranitidina 2mg/kg/BID/PO
  • Metronidazol 25mg/kg/BID/PO
  • Meloxicam 0,5mg/kg/SID/PO
  • Alimentación forzada a base de papilla CriticalCare de Owbow combinada con papilla de cereales.

A las 24 horas el animal sigue sin comer ni defecar y está apático. La masa, sin embargo, ha disminuido considerablemente su tamaño a la palpación, con lo cual se repite radiografía de abdomen donde se manifiesta de forma incidental la presencia de un cuerpo extraño de origen metálico bucal.

Se seda al animal con midazolam 1 mg/kg + buprenorfina 0,05mg/kg y tras 15min durante los cuales se dejó al animal en reposo con oxigenación se realiza una radiografía lateral derecha de la cabeza del animal donde se manifiesta la existencia de un cuerpo extraño radiodenso, de aspecto metálico compatible con una aguja o alfiler.

hipo 3

Para poder extraer el cuerpo extraño y visualizarlo se añadió con un dexmedetomidina 0,02mg/kg/IM debido a que el animal oponía cierta resistencia a la apertura de la boca.

Con el efecto de la sedación más profunda el animal relajó la musculatura de la boca y al no haber un movimiento constante de ésta (como sucede cuando no están sedados) pudo visualizarse el objeto metálico incrustado en la arcada dental superior, el cual consiguió extraerse con sumo cuidado con unas pinzas de disección finas.

Tras la extracción del cuerpo extraño bucal el animal comienza a comer nada más revertir los efectos de la sedación y los propietarios, que no salían de su asombro ante el hallazgo del alfiler, consienten su hospitalización hasta el día siguiente.

Se mantiene el mismo protocolo de tratamiento ambulatorio establecido sólo que se añade a mayores buprenorfina 0,03mg/kg/BID/PO como analgésico y cleboril comp.0,5mg (1comp/12h/PO) para estimular la motilidad gastrointestinal.

Tras 5 días de tratamiento el animal defeca y come con mayor normalidad, ha cogido 100gramos de peso, con lo que se decide sedar para realizar un limado de molares porque los propietarios comentan que sí que notan que al comer tiene cierta preferencia por las verduras más tiernas aunque ha empezado a comer algo más de heno de forma progresiva.

El protocolo anestésico usado fue dexmedetomidina 0,2mg/kg/IM, midazolam 1mg/kg/IM. Como analgesia se empleó buprenorfina 0,03mg/kg/ SC y meloxicam a 0,3mg/kg/SID y se mantuvo la terapia antibiótica con metronidazol, modificadores de la motilidad metoclopramida y cleboril y protector de estómago (ranitidina) a las dosis descritas anteriormente.

Además de realizar todo lo descrito anteriormente se corrigieron varios factores de manejo y errores de la alimentación (se recomendó evitar alimentos ricos en carbohidratos, aumentar el consumo de heno y verduras y restringir el consumo de frutas, ajustar la ración diaria de pienso a las necesidades del animal).

CONCLUSIONES

El caso que se presenta pretende mostrar varios aspectos:

  • Por una parte, la complejidad que puede entrañar el síndrome de hipomotilidad, así como la importancia de tratar de conocer la etiología exacta del proceso pues, en ocasiones, como en ese caso, la hipomotilidad gastrointestinal no es una causa sino una consecuencia de otra patología.
  • Por otra parte, la necesidad de realizar pruebas diagnósticas y, sobre todo, de poder realizar una buena exploración clínica de estas especies que nos ocupan la cual, en muchas ocasiones pasa por la necesidad de sedar al animal.
BIBLIOGRAFÍA
  • Aguilar R.F., Hernández S.M., Perpiñán D., Divers Stephen J. (2010). Atlas de Medicina de Animales Exóticos. Buenos Aires. República Argentina: Ed. Intermédica.
  • Jepson L. (2011). Medicina de Animales exóticos. Guía de referencia rápida. Barcelona. España: Ed. Elsevier.
  • Montesinos Barceló A.; Ardiaca García M. (2017). Guía terapeútica en animales exóticos. Barcelona. España: Ed. Multimédica Ediciones Veterinarias.
  • Quesenberry K.E, Carpenter J.W. ( 2012). Ferrets, rabbits, and rodents. Thirdedition. UnitedStatesofAmerica. Ed. Elsevier.
  • Jiménez J., Domingo R., Crosta L., Martínez-Silvestre A. ( 2009). Manual clínico de animales exóticos. Barcelona. España: Ed Multimédica Ediciones Veterinarias.
Visto 170 veces