• 692 168 351
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Colangiohepatitis Toxica. A propósito de un caso

Escrito por
RESUMEN

La colangiohepatitis es una inflamación hepática y de los conductor biliares, más común en gatos que en perros. Presenta sintomatología inespecífica como fiebre, dolor abdominal, vómitos e inapetencia. Tratamiento variable según sintomatología y causa primaria.

Image
CASO CLÍNICO

ANAMNESIS:

Macho, Bichón Maltes de 5 años de edad.

Vacunación y desparasitación al día. 

No presenta ninguna patología en su historia clínica a destacar.

Acude a consulta por episodios de dolor toracolumbar con paresia del tercio posterior.

EXPLORACION

Exploración física y examen neurológico: Ictericia, vómitos y anorexia, déficit propioceptivo en tercio posterior y ataxia.

Image
PRUEBAS COMPLEMENTARIAS
  • ANALISIS SANGUINEO: Leucocitosis con neutrofilia y basofilia.

Albumina

ALKP

Glucosa

Bilirrubina Total

ALT

2.4 g/dl

619 UI

63 mg/dl

9.4 mg/dl

861 u/L

  • SEDIMENTO URINARIO: Se aprecian presencia de cristales de biurato de amonio y cilindruria
  • ECOGRAFIA ABDOMINAL: En vejiga se aprecia la presencia de partículas en suspensión hiperecogénicas. El hígado presenta vías biliares dilatadas y con paredes hiperecogénicas con parenquíma con ecogenicidad similar a la del bazo.
Image
DIAGNOSTICO PRESUNTIVO

La ictericia puede estar causada por hemolisis, enfermedad hepatobiliar y obstrucción biliar posthepática pero en este caso lo más probable, evidencia en bioquímica y anamnesis, se trate de una colangiohepatitis tóxica producida por administración de fármaco hepatotóxicos

Lesión medular a nivel toracolumbar que en este caso los propietarios no quisieron hacer pruebas diagnósticas como TAC, RM o mielografia.

COLANGIOHEPATITIS

La colangiohepatitis se describe como la inflamación hepática y de los conductos biliares. Esta enfermedad se observa con menos frecuencia en perros que en gatos, y es una causa frecuente de la enfermedad hepática felina, especialmente en los gatos de raza Persa, Himalaya, y los Siameses.

A destacar un estudio realizado por “J.L. Harrison, B.J. Turek, D.C. Brown, C. Bradley y J. Callahan Clark (2004-2014)” en 54 perros con colangitis o colangiohepatitis, la incidencia de colangitis en perros parece ser más común de lo estudiado anteriormente aunque no esté tan estudiado como en la colangiohepatitis felina.

  • Tipos de Colangiohepatitis

Hay tres formas de colangiohepatitis:

  1. Supurativa, o de formación de pus, que a menudo tiene un repentino inicio de fiebre.
  2. No supurativa, la cual es recurrente y tiene un muy mal pronóstico.
  3. Linfocítica-plasmacítica, en la que los linfocitos y las células plasmáticas invaden y rodean la vena portal del hígado y con frecuencia también el conducto biliar y la arteria del hígado. Generalmente, esta es crónica y de larga duración, y con el tiempo, tiende a evolucionar en cirrosis o cicatrizar el hígado.
  • Tratamiento

El principal punto a destacar en el tratamiento de colangiohepatits es tratar la causa primaria, normalmente asociados a problemas gastrointestinales

Es importante mantenimiento con fluidoterapia y prevenir Encefalopatía Hepática.

Unas de las opciones que nos permiten controlar es a través de dieta gastrointestinal (Hills I/d® o Royal Canin Gastrointestinal®), aumentando frecuencia y disminuyendo cantidad, proteínas de alta digestibilidad, carbohidratos altamente digestibles y fibra fermentable y no fermentable.

Una de las características principales es evitar el ayuno prolongado ya que produciría hiperamonemia por degradación de las proteínas del musculo, por lo que se recomienda alimentar en pequeñas cantidades y frecuentemente para reducir metabolismo hepático y evitar que llegue gran cantidad de proteínas sin digerir a colon donde es convertida en NH3, el cual, se generaría toxicidad produciendo EH.

Con respecto a las proteínas, las de alta digestibilidad reducen la llegada de proteínas a colon en donde son cenvertidas en NH3; Carbohidratos muy digestibles evitaría gluconeogénesis a partir de reservas proteicas y de lípidos; fibra fermentable acidifica contenido en colon reduciendo absorción de NH3 y aumentando crecimiento bacteriano para degradación de dicho ammonia; y fibra no fermentable acelera el vaciado de colon evitando absorción.

Como tratamiento farmacológico es aconsejable usar:

Lactulosa actua al mismo nivel que las fibras fermentables y antibioterapia para reducir la flora bacteriana especialmente anaerobia que convierte proteínas en NH3 y previene bacteriemia.

Fármaco

Dosis

Frecuencia

Vía

Lactulosa

3 ml /perro

12 horas

PO

Metronidazol

10 mg/Kg

12 horas

IV lento

Amoxicilina

15 mg/Kg

24 horas

SC

Tratamiento sintomático (vómitos) y prevención de ulceras gastrointestinales, las cuales debidas a hipertensión portal se puede producir congestión mesentérica causando edema y congestión de la pared intestinal que incrementa el riesgo de producir dichas ulceras.

Fármaco

Dosis

Frecuencia

Vía

Ranitidina

2 mg/kg

12 horas

IV

Metoclopramida

0,4 mg/kg

8 horas

IV

Maropitant

1 ml/10 Kg

24 horas

SC


Protectores hepáticos se utilizó adenosil-metionina y ac. Ursodesoxicólico por su capacidad colerética de protección de los colangiocitos contra la citotoxicidad de los ácidos biliares, estimulación de la secreción hepatobiliar y la protección de los hepatocitos.

Adenosil-S metionina

20 mg/kg

24 horas

PO

Ac. Ursodesoxicólico

25 mg/kg

24 horas

PO

Otros tratamientos posibles como protector hepático se podría usar silibina, prevención ascitis: espironolactona y furosemida o coagulopatias: vitamina K1.

BIBLIOGRAFIA
  • Fidalgo Álvarez, L. E., López, J. R., de Gopegui Fernández, R. R., & Antón, J. R. (2003). Patología médica veterinaria. Libro de texto para la docencia de la asignatura. Salamanca, 616.
  • Fominaya, H., & Serrano, S. (1999). Ecografía del hígado en los carnívoros domésticos. Consulta de difusión veterinaria, 7(57), 66-74.
  • Ginès, P., Cabrera, J., Guevara, M., Morillas, R., del Árbol, L. R., Solà, R., & Soriano, G. (2004). Documento de consenso sobre el tratamiento de la ascitis, la hiponatremia dilucional y el síndrome hepatorrenal en la cirrosis hepática.Gastroenterología y hepatología, 27(9), 535-544.
  • Nelson, R. W. C. (2000). Manual de medicina interna de pequeños animales, Richard W. Nelson, C. Guillermo Couto; preparado por Christine King, Manual of small animal internal medicine.
  • Novellas, R., & Espada, Y. (2005). Ecografía hepática: normalidad y patología.Consulta de difusión veterinaria, 13(122), 59-65.
  • Ettinger, S. J., Feldman, E. C., & Altman, S. (2007). Tratado de medicina interna veterinaria: enfermedades del perro y el gato (No. SF 991. E8878 5a. ed). Elsevier.
  • Harrison JL1, Turek BJ2, Brown DC1, Bradley C2, Callahan Clark J1, Colangitis and Cholandiohepatitis in Dogs: A Descriptive Study Based on Histophathologic diganosis (2004-2014).
Visto 83 veces