• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es

Cistitis idiopática felina.

Escrito por

RESUMEN

La cistitis idiopática felina es una enfermedad englobada en el término FLUTD (Feline lower urinary tract disease) que hace referencia a una serie de enfermedades con unos signos clínicos similares , tales como hematuria, estranguria, disuria, polaquiuria, micción inapropiada y obstrucción parcial o completa.

Palabras claves: FLUTD, CIF (FIC), Cistitis (Cystitis), Felino (Feline).

INTRODUCCIÓN

La causa más frecuente de FLUTD es la cistitis idiopática (60%), es por ello que hablaremos extensamente de los signos clínicos, diagnóstico y posibles tratamientos.

FISIOPATOGENIA

Se trata de un trastorno inflamatorio no infeccioso, donde intervienen factores psicológicos y neuroendocrinos y se observa anomalías a nivel de la vejiga, del sistema nervioso central y de la respuesta del eje hipotálamo-hipofisiarioadrenal. La hipótesis relaciona la disminución de los niveles de glucosaminoglicanos (GAG's) los cuales provocan una reducción de la protección del urotelio (epitelio de transición del aparato urinario), por lo cual al estar dañada dicha estructura habría una penetración del potasio y calcio al epitelio, provocando la inflamación que desencadenaría todo el proceso de dolor en la vejiga. Todo esto puede llegar a provocar la creación de un tapón mucosa, el cual obstruirá al animal.

CAUSA

Un gato puede estar predispuesto a desarrollar un CIF y como consecuencia un FLUTD. La causa principal por la que un gato puede padecer la cistitis son principalmente el estrés, según un estudio las tres principales causas, por orden de importancia, son:

  • Mudanzas.
  • Un gato acostumbrado a salir al exterior y que ya no se lo permite.
  • Conflicto con otros compañeros felinos del hogar.

Los gatos asustadizos, son aquellos que tienden a esconderse durante un tiempo prolongado tras un estímulo externo fuera de lo normal, es por ello que estos animales están más predispuestos a desarrollar una cistitis idiopática felina.

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar la cistitis idiopática felina primero debemos descartar una serie de patologías con síntomas similares, por orden de aparición:

 UROLITOS

La formación de cálculos en vejiga puede llegar a producir un FLUTD obstructivo, es por ello que debemos descartar dicha patología en primera instancia. El protocolo a seguir consta de una serie de pruebas clínicas:

 Sondaje: Dicha prueba se realiza con dos finalidades, la principal es para eliminar la posible obstrucción, al sondarle podemos llegar a eliminar dicha barrera, y otro de los motivos es para poder extraer pequeños cálculos para poder analizar su composición.

Radiografía: La radiografía es una prueba de imagen que es necesaria para evaluar la posible presencia de cálculos a nivel de vejiga o uretra (en caso de macho). No todos los cálculos son radiodensos, por lo que esta prueba no descarta en su totalidad la presencia de los mismos.

Ecografía y Cistopunción: La ecografía nos permite evaluar una serie de aspectos, tales como la presencia de posibles cálculos, masas a nivel de la vejiga y aumento de la pared de la misma. Mientras estamos realizando la ecografía del animal se le podría practicar una cistopunción, ya que dicha prueba es la más idónea para hacer un cultivo y observar la presencia de sedimento/cristales. La forma correcta de evaluar los cristales es con orina fresca a temperatura ambiente, ya que en refrigeración se podrían formar otros y más cristales.

Evaluación de los cristales en la orina

  • Los cristales deben evaluarse en una orina totalmente fresca.
  • Los cristales observados en una orina almacenada o refrigerada pueden ser artefactos, por lo que la orina debe mantenerse a temperatura ambiente antes de ser analizada.
  • La presencia de cristales de estruvita o de oxalato cálcico puede ser normal en la orina de ciertos gatos; en particular si esta orina está muy cencentrada. Su prsencia se considera patológica si son muy numerosos o aparecen en grupo.
  • Una cristaluria indica que la composición de la orina favorece la formación de cristales.
  • Un gato con urolitiasis puede no presentar cristaluria.
  • Los cristales objervados en al orina pueden ser de diferente composición al urolito.
  • La cristinuria predispone a la urolitiasis de cristina.

 

 INFECCIONES BACTERIANAS

Las infecciones bacterianas en el tracto urinario en gatos son infrecuentes debido a la alta densidad de la orina (>1.040). Es por esto que gatos de 10 años o menos tiene una probabilidad, aproximadamente del 2% de padecer una infección primaria.

Las causas principales por la que puede llegar a producirse una infección son:

Cálculos.
La realización de un sondaje.
Uretrostomía.
Disminución de la densidad urinaria (<1.035)

Para un correcto diagnóstico debemos realizar todas las pruebas anteriormente nombradas y a posteriori analizar la orina extraída por cistopunción.

 NEOPLASIAS

El tumor más frecuente es el carcinoma de células transicionales (aproximadamente un 50%). 

Para diagnosticar correctamente un tumor de vejiga o uretra debemos realizar una radiografía y una ecografía con toma de biopsia, para poder identificar el tumor. En la radiografía debemos evaluar no sólo el abdomen, sino también la caja torácica, por la posible metástasis.

 ALTERACIONES CONGÉNITAS

El uréter ectópico es poco frecuente en el gatos. Podemos llegar a diagnosticarlo desde temprana edad del animal, el cual tendrá episodios continuados de incontinencia.

La forma de diagnosticarlo es mediante una urografía intravenosa y neumocistografía simultánea, con el trayecto y lugar de desembocadura de los uréteres valorado por fluoroscopia.

 TRAUMATISMO

El traumatismo puede deberse a diversas causas, desde atropello hasta por la propia manipulación cuando la vejiga se encuentra muy distendida.

La forma de diagnóstico puede ser por radiografía o analizar la composición del líquido abdominal (abdominocentesis).

TRATAMIENTO

Para realizar una correcta pauta de tratamiento debemos diferenciar dos casos de CIF, aquellos que estás obstruidos y los que no.

 CIF CON OBSTRUCCIÓN: Es un caso de urgencia. Un gato que está obstruido totalmente puede llegar a padecer una IRA (insuficiencia renal aguda), por lo que debemos tratarlo lo antes posible.

Lo primero que debemos hacer es eliminar dicha obstrucción, intentando dañar lo mínimo posible la uretra, para evitar un traumatismo y como consecuencia una cicatrización que la estrechará. Para ello podemos aplicar un antiespasmódico como la acepromacina, aunque rara vez tiene eficacia. Por consecuencia el tratamiento más eficaz es la sedación completa del paciente e intentar sondarle además de provocarle varios lavados uretrales si con el sondaje por sí mismo no es suficiente.

 CIF CON OBSTRUCCIÓN: Este caso puede ser por un paciente que nos llega con los síntomas descritos anteriormente o uno al que hemos desobstruido.

El tratamiento principal es una dieta Urinary, mejorar el ambiente en el hogar para disminuir el estrés y aumentar las fuentes de agua o alimento húmedo. En casos extremos podemos aplicar un AINE (antiinflamatorio). Hay una serie de consejos que debemos siempre intentar trasmitir al dueño, son los siguientes:

cistitis 2 Tamaño correcto del arenero (debe poder dar una vuelta completa).
Eliminar las arenas de perlas, son molestas para los gatos.
Capacidad de ventilación del arenero.
Limpieza diaria del arenero.
Separar arenero de comedero.
Dar de comer a los gatos por separado. 
Varias fuentes de agua distribuidas por el hogar.

CONCLUSIÓN GENERAL

Una vez descartadas todas estas posibles causas podemos llegar a la conclusión de que nuestro paciente padece una cistitis idiopática felina, por consecuencia debemos evaluar la integridad de la vejiga, la posible obstrucción y tratar en consecuencia. Evitar un ambiente de estrés es primordial para evitar las recaídas.

BIBLIOGRAFÍA

- E.A. Chandler - C.J. Gaskell - R.M. Gaskell, Medicina y terapéutica felina, 3a edición, multimédica ediciones veterinarias, 2007.
- Defauw, P "Risk factors and clinical presentation of cats with feline idiopathic cistitis". JFMS 2011
- Houston, D., & Elliott, D. (2008). Tratamiento nutricional de las patologías del tracto urinario inferior del gato. Enciclopedio de La Nutrición Clínica Felina, 294.
- Ohio, T. (2011). I d i o p a t h i c C y s t i t i s i n D o m es t i c C a t s — B e y o n d t h e L o w e r Ur i n a r y T r a c t, 784–796.
- Allen W.E. & Webbon P.M. (1980) Two casses of urinary incontinence in cats associated with acquired vagino-uretral fistula. J small Anim Pract 21, 367-371.
- Goy-thollot, I. (2010). Proceeding of the SEVC Southern European Veterinary Conference. Management of the Blocked Cat, 1–5.

Comparte este artículo con tus amigos

 

 

Visto 10510 veces