• 619 451 796
  • encarna.guillen@aevaveterinaria.es
Ana Palop Pérez

Ana Palop Pérez

Martes, 07 Agosto 2018 16:03

La hibernación en tortugas

Jueves, 10 Noviembre 2016 09:41

Pododermatitis en aves rapaces

INTRODUCCIÓN

A diferencia de otras especies de mamíferos, las aves pasan la mayor parte de su tiempo de pie o usando sus pies para agarrar presas o alimentarse, lo que hace que sus extremidades posteriores sufran más que otras partes del cuerpo, pudiendo llegar a ocasionarles ciertos problemas. En este artículo se abordará la etiología, patología, presentación clínica y tratamiento de la pododermatitis, también conocida como “clavos”, en aves rapaces.

ETIOLOGÍA

Las aves rapaces, como otras muchas especies “exóticas”, son criadas en cautividad, condición que en muchas ocasiones da lugar a patologías que en estado salvaje no se presentarían, como es el caso de la pododermatitis.

Esta patología aparece como causa de una combinación de factores predisponentes tales como, una pobre nutrición, perchas inadecuadas que provocan que el ave no se pose correctamente y no reparta su peso homogéneamente sobre toda la superficie plantar existiendo zonas que soportan más peso que otras provocando que estas zonas se traumaticen más , también predispone la escasez de ejercicio y obesidad provocando que el ave pase más tiempo del necesario posada en la percha, una mala irrigación sanguínea en los pies y también puede predisponer unos talones mal cuidados, en ocasiones debido al tipo de material con que están hechas las perchas donde se posan. Todos estos factores directa o indirectamente favorecen a que la superficie plantar del pie se traumatice y se abra así una vía de acceso a bacterias patógenas que provocarán infección.

PATOLOGÍA

Viene dada por la combinación de sucesivos traumas en la superficie plantar del pie y una incorrecta irrigación sanguínea de la zona, dañándose así el tejido y haciéndolo más susceptible a las infecciones, que principalmente son causadas por E.coli. Debido a los sucesivos traumas y la pobre irrigación sanguínea surge un área de necrosis avascular, provocando que los mecanismos de defensa de la epidermis dejen de ser efectivos, facilitando la entrada de la bacteria patógena a través de la piel, estableciéndose así la infección.

PRESENTACIÓN CLÍNICA

Un historial completo es de gran importancia para poder establecer el mejor tratamiento, además debe ser realizado un examen completo del ave, que incluya una valoración de la condición corporal y el peso. La pododermatitis afecta a ambos pies, por lo que si se observa infección en un solo pie, pondremos especial atención al pie contralateral antes de que las lesiones lleguen a ser bilaterales.

Si se sospecha de infección, tomaremos muestras para realizar cultivos y así proporcionar un pronóstico más adecuado y permitir la administración de un tratamiento antibiótico correcto.

También se pueden realizar radiografías en caso de lesiones profundas donde se sospeche que llegue a afectar al hueso.

pododermatitis 2

Existe una clasificación del grado de las lesiones y su presentación clínica, que nos pueden ayudar a determinar el estado en el que se encuentra el ave y concretar aún más el tratamiento. (Oaks 1993)

GRADO I: Debilitamiento de una gran zona plantar sin alteración de la barrera epitelial que se puede presentar como:

Hiperemia (cardenal) o zona de isquemia temprana (apariencia pálida de la piel con perfusión capilar comprometida).
Reacción hiperqueratótica (inicio de formación de un callo).

GRADO II: Inflamación/infección localizada de los tejidos subyacentes que están en contacto directo con el área debilitada, sin hinchazón de la zona, presentándose como:

Herida focal
Zona de necrosis isquémica del epitelio ( callo más profundo y aparición de costra)

GRADO III: Infección más generalizada con una inflamación total e hinchazón subyacentes. El origen de este grado de lesiones puede deberse a ddeiv leorss ates jhideorsid as focales o por las necrosis isquémicas que se han producido, en cualquier caso en este estado cobra más importancia poder detener el avance de la infección que la causa provocado. inicial que lo ha Podemos encontrarnos con 3 presentaciones de este estado de lesión:

Seroso (forma aguda) edema e hiperemia de los tejidos.
Fibrótico (forma crónica) inicio de encapsulamiento.
Caseoso: acumulación de restos necróticos.

GRADO IV: Infección establecida con una hinchazón total que afecta a las estructuras vitales más profundas. En este estadio de la pododermatitis la radiología y la exploración mediante cirugía son necesarias para poder diferenciar entre el grado 3 y 4. Este grado de lesión se establece como crónico, pudiendo causar tenosinovitis y en ocasiones artritis y osteomielitis.

GRADO V: Extensión del grado IV, caracterizado por presencia de deformidades en el pie.

pododermatitis 3

TRATAMIENTO

Para los estadios iniciales de la pododermatitis el pronóstico es favorable, si no hay evidencia de infección. Generalmente el grado 1, suele responder correctamente a un tratamiento conservador, que consiste en cambiar y mejorar las condiciones de cautiverio del ave.
Para les lesiones que se encuentran en el grado 2, el pronosticó es bueno si la infección está localizada. Además de aplicar un tratamiento conservador, se debe mantener el pie limpio, utilizando para ello antibiótico tópico o sistémico, basado preferiblemente en los resultados de los cultivos; algunos autores
sugieren el uso de amoxicilina/Ac.clavulanico o marbofloxacina.

Considerar el uso de vendajes en el pie contralateral para reducir el riesgo de lesiones. Para las lesiones más avanzadas, con infecciones profundas y material granulomatoso, se debe desbridar el material necrótico mediante cirugía. Posteriormente se vendará el pie para permitir una correcta curación de
la herida, con cambios regulares del vendaje, teniendo cuidado en no apretarlo demasiado, así como no incluir anillas ni equipo del ave en el vendaje que se realice, ni subir las anillas por la extremidad, ya que podrían comprometer el riego sanguíneo y causar lesiones por compresión.

En los estadios más severos de las lesiones, donde hay deformidad del pie y se evidencian cambios radiográficos del hueso, el pronóstico para estas aves es muy pobre por lo que en la mayoría de estos casos debe considerarse la eutanasia. Tenemos que tener en cuenta que en cualquier grado de pododermatitis en el que se encuentre el ave, se le debe proporcionar agua y alimento en trozos pequeños, ya que es incapaz de desgarrarlo por sí misma.

CONCLUSIÓN

Como en todas las patologías, el mejor tratamiento es la prevención y en el caso de la pododermatitis, la prevención comienza por mejorar las condiciones de cautiverio, como mantener limpias las perchas donde se posan las aves, que existan perchas de diferentes materiales y diferentes diámetros, proporcionar una correcta dieta y ejercicio, ya que todo ello son factores predisponentes de pododermatitis si no se tienen en cuenta, de ahí la importancia de recalcar a dueños y cuidadores las condiciones de limpieza y alimentación que tienen que tener con sus aves.

BIBLIOGRAFÍA

  • Apuntes Máster en Técnicas Médico Quirúrgicas y Urgencias en Animales Exóticos, edición 2016. AEVA
  • B. O´Malley. Anatomía y fisiología clínica de animales exóticos. Servet
  • Forbes, Neil A. “Capítulo 16: Rapaces”. Aguilar, Roberto; Hernández-Divers, Sonia M; Hernández- Divers, Stephen J. Atlas de medicina, terapéutica y patología de animales exóticos. Inter-médica. Páginas consultadas: 240-241.
  • Beynon, Peter H; Cooper, John E. Manual de animales exóticos. Ediciones
  • Chitty, John. “capítulo 16: Aves rapaces”. Meredtih, Anna; Redrobe, Sharon. Manual de animalesexóticos. 4ºedicion, Ediciones. Páginas consultadas: 267-268.
  • Thompson, Lesa. Diagnosis and treatment of bumblefoot in raptors. Fecha:15-Septiembre-2014.http://www.vettimes.co.uk/article/diagnosis-and-treatment-of-bumblefoot-in-raptors/ Fecha de consulta: 15-Junio-2016.
  • Degernes, Laurel A. Chapter 16: Trauma medicine. Páginas consultadas: 425-427. http://avianmedicine.net/content/uploads/2013/03/16.pdf Fecha de consulta: 15-Junio-2016.

Comparte este artículo con tus amigos